Organizarse en el tiempo de monstruos para torcer la mano al neoliberalismo

Organizarse en el tiempo de monstruos para torcer la mano al neoliberalismo

Organizarse en el tiempo de los monstruos para torcer la mano al neoliberalismo y la crisis: MAC4

Todo tipo de incertidumbres

No importa el ángulo desde el que observemos la situación política actual, ésta no deja de arrojar todo tipo de incertidumbres. Europa se encuentra sacudida por el avance de la extrema derecha, que recientemente ha logrado imponer su agenda en Italia gracias a la coalición forjada entre la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas. Bloqueo de las fronteras, censos de población gitana y expulsiones parecen ser las soluciones a la llegada de migrantes y los problemas de “seguridad” del país. De hecho, el affaire “Aquarius” podría ser sólo el principio de algo mucho, muchísimo peor. Mientras tanto, en la esfera económica internacional asistimos a una guerra comercial entre la administración Trump y el gobierno de China, una escalada arancelaria que además de amenazar la estabilidad económica global, golpea a Europa y al IBEX de lleno.

Por si esto fuese poco, Mario Draghi puso recientemente fecha de caducidad a la llamada “recuperación” española, unos “brotes verdes” artificiales sostenidos por la compra de activos del BCE que terminará -si no hay más sorpresas- en diciembre. En definitiva, un cóctel difícil de digerir.

¿Pero cómo se traduce todo esto en la política española? En el ámbito económico parece claro. A partir del año que viene el clima de bonanza inducida entrará en su fase terminal, y el burbujeante ritmo del sector inmobiliario se disolverá en el polvo. Un golpe que traerá más crisis y polarización a una sociedad que aún no ha superado los efectos de la recesión de 2008. En el parlamento, tras la algarabía inicial, la presidencia del PSOE no puede ocultar su aroma a restauración y turnismo renovado -aunque ahora existan cuatro partidos en la disputa electoral-. Lo más previsible es que los socialistas sigan su senda tradicional: políticas de gestos, la materialización de algunas demandas básicas -que sin duda rebajarán- y algo de espectacularidad progre. Y todo ello sin dejar de seguir la batuta neoliberal de Europa -lo sentiremos especialmente cuando lleguen las curvas-. Así son los del artículo 135. Por otro lado, la posición de Podemos, en clara subalternidad al PSOE, augura una deriva conservadora en la formación morada: más “sentido de Estado”, resonsabilidad política y una debilitación de sus líneas programáticas más transformadoras. Una socialdemocracia aguada. No hay que descartar que en un escenario convulso, Ciudadanos -con su discurso patriótico y estigmatización de la pobreza- se aproxime cada vez más a la extrema derecha tan en boga en el centro de Europa. Y es probable que gane adeptos.

 

Más allá del teatro de la representación

Más allá del teatro de la representación, uno de los problemas centrales del ciclo político iniciado en 2014 es su fragilidad orgánica: ni Podemos ni la mayoría de municipalismos ha sido capaz de mantener una estructura más allá de sus cuerpos de asesores y cargos. A veces por incapacidad, otras de manera calculada o simplemente por desafección colectiva -efecto del proceso de institucionalización-, ni las candidaturas locales ni el partido morado han logrado desarrollar una implantación real en los territorios. Existen contadas excepciones, por supuesto, pero el patrón general es conocido: círculos y asambleas desiertas, desconexión de los movimientos sociales, apuesta exclusiva por el mercado electoral y lógicas burocráticas además de puramente gestionarias. Este vacío en los barrios y en el plano de los antagonismos no dibuja un escenario demasiado halagüeño si tenemos en cuenta la situación social y la crisis que se avecina. De hecho, es el caladero perfecto para una deriva reaccionaria. O, cuanto menos, para que la inercia de la polarización siga su devastadora senda. Recordemos que España es líder en pobreza laboral en Europa (un 15% de los hogares cuenta al menos con un trabajador pobre), y su tasa global de pobreza es del 22’3%: el tercer país europeo más desigual, empatado con Lituania. La precariedad está claramente feminizada (el 58% de las personas con vulerabilidad laboral son mujeres) y, cómo no, la patronal gana: entre 2016 y 2017 aumentó un 200’7% sus beneficios.

El retrato de esta sociedad, dividida y en combustión, difícilmente puede reconocerse en una nueva política más preocupada por sobrevivir que de impulsar transformaciones radicales. Y la situación requiere de radicalidad.

organizarse-colectivamente-frente-al-neoliberalismo-y--la-crisis-mac4

EL RENACER DEL MOVIMIENTO Y EL SINDICALISMO SOCIAL

Pese al cierre partitocrático de la nueva política, durante 2018 hemos asistido a una reactivación de la movilización social. Una ola protagonizada por el feminismo y que transcurre por fuera de las nuevas plataformas electorales. Esto es un síntoma de época: difícílmente podrán venir impulsos rupturistas de una joven élite que se encuentra ya perfectamente integrada en la política profesional. Los nuevos movimientos que emergen lo hacen al margen de la oleada que protagonizó el “asalto institucional”, si bien la formación morada y los municipalismos no pueden permanecer ajenos a estas dinámicas. Sus programas, su potencia impugnadora inicial y su compromiso social obliga a estas fuerzas a sostener un diálogo con el movimiento, pero ya no como parte del mismo, sino como aparato de Estado que actúa de forma ambivalente: en ocasiones bloquea energías sociales, otras puede servirles de canal en un marco de desborde. Por otro lado, al deber su legitimidad a las demandas del ciclo 15M y no haber desplegado estructuras sólidas, las debilidades de la nueva política pueden constituir una oportunidad para la agenda del movimiento naciente. Sobre todo si es capaz de coordinarse e imaginar nuevas formas de organización.

Este nuevo movimiento, que surge como una marea de tendencias desde múltiples lugares, está atravesado por una ascendente feminista fundamental. Pudimos verlo durante la Huelga Feminista del #8M en España: no sólo fue multitudinaria, inclusiva, intergeneracional, diversa y transversal -características compartidas con el 15M-, sino que señaló directamente los efectos del neoliberalismo desde una mirada anti capitalista. Además de la crítica al eje de las violencias, una denuncia de la crisis de los cuidados, las consecuencias de la división sexual del trabajo -la precariedad, la desigualdad estructural, el trabajo invisible y no remunerado que sostiene los demás trabajos-, la feminización de la pobreza, etc. Más allá de los efectos, el feminismo apuntó al núcleo del problema. Y es que una economía planteada en términos de acumulación de capital, que promueve el expolio de los recursos y está patriarcalmente organizada, nunca podrá sostener la vida material de las personas. Pensar lo económico desde el tiempo de la vida es la apuesta.

Por otro lado, han surgido nuevas formas de sindicalismo social y laboral arraigadas en la especialización productiva de la provincia española: un modelo terciarizado, fundamentalmente turístico-inmobiliario y de baja remuneración. A la lucha social de la PAH por el derecho a la vivienda, que sigue siendo un puntal central del sindicalismo de nuevo cuño, se ha unido la creación de los Sindicatos de Inquilinas, cuya lucha se opone a la nueva ofensiva del capital inmobiliario en el centro de la ciudades. Si el modelo de la burbuja de 1997-2008 se basaba en la construcción de ciudad y en la inflación del parque residencial, ahora el sector inmobiliario busca explotar intensivamente rentas en el ámbito de la ciudad consolidada. Conocemos de cerca sus consecuencias: turistificación, gentrificación y especulación del alquiler gracias a la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), una ley diseñada específicamente para elevar los precios, extraer beneficios y continuar con la acumulación por desposesión en el espacio urbano. La lucha por la protección de inquilinas e inquilinos comienza a dar frutos ¿Pero sería posible construir un frente por el derecho a la ciudad que aglutinase las demandas de todos los colectivos de vivienda? ¿Un espacio estable? ¿Y sería capaz de recorrer las distancias entre los centros y las periferias metropolitanas?

Además de las enormes manifestaciones de los pensionistas, han estallado numerosos conflictos laborales cuyas luchas se han gestado al margen de las grandes centrales sindicales (UGT, CCOO), la mayoría en el sector turístico y de servicios: las Kellys son el caso más conocido, pero también las camareras de piso de Alicante, los riders de Deliveroo, los colectivos de trabajadoras del hogar, las trabajadoras de residencias -recordemos la huelga de Bizkaia-, etc. En el sector de la logística, un enclave estratégico en el capitalismo contemporáneo, hemos podido también diversas huelgas y paros. La cuestión es si, más allá de los avances y triunfos de estos sectores, sus demandas -ajenas a los sindicatos tradicionales- pueden aglutinarse en formas organizativas nuevas. Es decir, si de todos estos conflictos puede salir una nueva forma de sindicalismo más estable, renovado y autónomo -con raíces ancladas en lo social-. Lo que está claro es que el protagonismo femenino en estas nuevas luchas es indiscutible.

neoliberalismo-y-crisis-mac4

DE MONSTRUOS, OPORTUNIDADES E INCÓGNITAS

Navegamos sobre un tiempo lleno de incertidumbres. Europa anuncia una deriva reaccionaria a través de la derechizacíón y el recrudecimiento del racismo, y el Estado español no está exento de estos riesgos. Además de tener hondas raíces coloniales en España, el racismo está inscrito institucionalmente en nuestra sociedad a través de la Ley de Extranjería y la política de fronteras, sometiendo a violencia y vulnerabilidad a la población migrante y racializada. Una violencia sistemática -agudizada por la deriva securitaria de las ciudades neoliberales- pero contestada con firmeza por los nuevos movimientos antirracistas. Lo cierto es que la llegada de una crisis sobre un escenario de elevada pobreza estructural no augura nada bueno. Especialmente en un momento como el que hemos descrito: con una nueva política burocratizada -ensimismada en los juegos electorales y el plano institucional-, sin organización y subalterna al PSOE. Si hay elementos esperanzadores éstos se encuentran en los nuevos movimientos, que están demostrando un nuevo vigor más allá de cualquier aparato político y del sindicalismo mayoritario. La cuestión es si todos estos movimientos podrán trenzar algún tipo de alianza orgánica. ¿En qué sentido? Es pronto para saberlo ¿Podría tratarse de una nueva declinación política? ¿Una apuesta sindical? ¿O un espacio de coordinación que galvanice las energías sociales que hacen frente a la crisis y al neoliberalismo?

¿Y qué hacer con la nueva política? ¿Qué hacer con ella desde una política de movimiento? En la medida en que Podemos y los municipalismos deben sus programas a un ciclo de movilizaciones, del cual proviene su legitimidad, son susceptibles a la presión de las movilizaciones. Y estas presiones pueden materializarse en éxitos a pesar de los partidos o en colaboraciones virtuosas. Otras veces aparecerá el inamovible muro de la “responsabilidad política” e incluso alguna deriva conservadora. De hecho, no dejar de repetir los términos “orden” y “patria” -como hacen algunos dirigentes de Podemos, abandonando cambio y ruptura- no es más que plegarse a una agenda que ya ha asumido la derecha europea como propia. De otra parte, el municipalismo -siempre que sea capaz de romper con las inercias gobernistas- podría jugar un papel mayor que el desempeñado hasta ahora por su dimensión de proximidad y cercanía. Pero tendrá que alejarse de los despachos y pensar más desde un horizonte de militancia, mirando hacia afuera, construyendo lazos con las realidades movilizadas.

La cuestión es tan sencilla como difícil ¿Cómo organizarse colectivamente en este tiempo de transición? ¿En esta época poblada de monstruos y convulsiones? ¿Cómo organizar alianzas entre los colectivos y darles una forma con la estabilidad suficiente como para torcer la mano al neoliberalismo y la crisis? ¿Cómo evitar una deriva sectaria y elitista en la que cada cuál vuelva a sus nichos de activismo haciendo oídos sordos a otras realidades? Pues estamos ante una crisis que se conjuga como racismo, emergencia habitacional, pobreza, desempleo, violencia machista, precariedad, como destrucción de derechos sociales y mercantilización intensiva de la vida. Y una crisis así no podrá afrontarse desde miradas sectoriales, requerirá la respuesta de todas. Una respuesta común.©


Mario Espinoza Pino
Miembro del Instituto para la Democracia y el Municipalismo
Participa en MxM

La fotografía de portada corresponde al encuentro de MAC4  en Madrid, junio de 2018
El artículo fue publicado inicialmente en El Salto el 22 de junio de 2018

Por un Municipalismo de Combate (encuentromac.net)

Por un Municipalismo de Combate (encuentromac.net)

futuro-municipalismos-comunidad-madrid

“Por un lado, tenemos la tradición liberal constituida por el gobierno de la ley, la defensa de los derechos humanos y el respeto a la libertad individual; por el otro, la tradición democrática, cuyas ideas principales son las de la igualdad, la identidad entre gobernantes y gobernados y la soberanía popular. No hay una relación necesaria entre esas dos tradiciones diferentes, sino sólo una articulación histórica contingente.” Chantal Mouffe

«Que lo viejo no muere y lo nuevo no acaba de nacer: en este interregno se verifican los fenómenos morbosos más diversos». Antonio Gramsci

La crisis de representación que abrió el 15M no se ha cerrado

La crisis de representación que abrió el 15M no se ha cerrado y se enuncia como una lucha entre Liberales y Demócratas. Una crisis que impacta directamente en la forma partido. Una herida que sigue abierta desde 2011  y que ha intentado ser suturada sin éxito por el momento. El apresurado envejecimiento de la Nueva Política, decantándose por la tesis liberal, se escenifica en el acuerdo por arriba entre IU, Podemos y Equo para coaligarse en las próximas elecciones municipales. La promesa de agitar conflictos como método para facilitar condiciones de cambio ha sido sustituida por la apelación a la patria, la ley y el orden como la solución que necesitan las clases populares ante el supuesto desorden neoliberal. Responsabilidad institucional y gobernismo.  Vuelta al eje izquierda-derecha y al discurso progresista. Se acabaron hace tiempo los discursos de ruptura. Otro intento de arrinconar la “Unidad Popular” que se construye desde las luchas concretas en cada barrio y en cada pueblo. Un signo de debilidad sin paliativos. Un escenificación de cierre por arriba ante la apertura que necesita el momento político actual. Un intento de cooptar en 2019 la confluencia radical de vecinos y vecinas que quieren hacerse cargo de la política municipal.

Las auto denominadas fuerzas del cambio son ya de recambio. Estructuras vacías que van siendo colonizadas en cada municipio por oportunistas y arribistas, postulantes a burócratas. Máquinas electorales obsesionadas con Ganar donde los personalismos, cuando no el Cesarismo, impiden la democracia. La lucha por la hegemonía en la representación desde partidos y sindicatos no es funcional ni sirve a la transformación social.

Lo que tenemos que decirles a todos estos aparatos desde el Municipalismo Asambleario es que nosotros ya ganamos en 2015. Y lo hicimos dando todo el protagonismo a las vecinas, al activismo, a los movimientos sociales y ninguna, o muy poca, a nuestras marcas de usar y tirar,  en las cuales nos apoyamos de forma instrumental. Nuestra porosidad a los conflictos y a las luchas, permitieron crear espacios de confluencia inclusivos, amplios y diversos en su compositiva con los que se consiguieron resultados electorales que disputaron el poder a los grandes partidos.

Reconocer que el repliegue del amplio apoyo a las Candidaturas Municipalistas ha permitido su rápida institucionalización en muchos casos. Necesaria autocrítica desde un movimiento que consideró que la mera entrada de “Los Nuestros” en la institución provocaría su transformación estructural y delegaron. Ha sido esa retirada, la ausencia de tensión Movimiento – Partido, lo que ha impedido en muchos casos el desborde de la acción institucional. La ruptura del techo de Cristal que algunos pensaron que podrían hacer saltar en pedazos desde dentro, necesitaba mucha calle. Ese mismo repliegue es el que está propiciando ahora, la posibilidad de cierre por arriba de la anomalía política que supone la presencia de las Candidaturas de Unidad Popular en los municipios de la Comunidad de Madrid.

 

Por qué necesitamos un Municipalismo de Combate

Necesitamos un municipalismo de combate que desborde la actual institucionalidad por una causa objetiva, clara y comprobable. El escenario económico no va a mejorar de forma sustancial. El proyecto socialdemócrata en el que se inscribe un amplísimo espectro de la izquierda europea ya no dispone de las bases materiales para reproducirse. La crisis es reproductiva. El alargamiento de su agonía en base a la creación de deuda soberana tiene un límite cercano. El mito progresista ya no da más de sí. Estamos ante una revolución tecnológica, y por lo tanto ideológica, que no es una apuesta por el bien común, ni producirá progreso moral, ni una distribución más igualitaria de la riqueza. En el Capital, el progreso tecnológico se concibe principalmente como una forma de eliminar costes salariales y aumentar así las plusvalías. No podemos esperar nada por lo tanto, de aquellos actores políticos que asumen unas reglas donde las cartas están marcadas. Un juego amañado donde la banca siempre gana.

Los cercamientos capitalistas y sus desposesiones deberán ser combatidos en cada punto, en cada localidad, desde otra institucionalidad arraigada en el territorio que deberá ser promovida desde los movimientos y las luchas  concretas. Ante la precarización de las clases populares y el descabalgamiento de millones de personas de las clases medias, la relocalización de la política desde el autogobierno, la independencia y la autonomía se nos presenta como el instrumento fundamental para dar la batalla. Crítica a la injerencia en los municipios de partidos de ámbito estatal. Correas de transmisión de arriba a abajo de las lógicas que manan desde la estrategia central de un Estado siempre al servicio de las lógicas neoliberales. Lo sufrimos en la última burbuja inmobiliaria, donde la transversalidad del absoluto consenso partitocrático sobre el ladrillo que respondía a los intereses del sector financiero internacional, sirvió para que el expolio del territorio y del derecho a la vivienda en los municipios fuera si cabe, más intenso y minucioso. Superar el marco de centralidad del Estado-Nación desde la fragmentación política por abajo y su federación se nos presenta como una alternativa posible para hacer frente a las lógicas de expolio orquestadas desde los centros de decisión políticos que conniven con el neoliberalismo.

Los espacios de autonomía que no responden a ninguna centralidad, que son autónomos, independientes y desobedientes son un problema para las estructuras verticales partidarias y sindicales. Una anomalía política a extirpar por aquellos actores que trabajan en el horizonte de la toma del poder por arriba y que necesitan que todo fluya sin disidencias hacia abajo. En los municipios necesitan obediencia.

 

¿Qué hacer?

El movimiento destituyente de las plazas y su proyecto de revolución democrática sigue socavando las bases en las que se asienta el régimen de representación. Aflora cada vez, como hizo con la huelga feminista del 8M o en las protestas de los pensionistas, para evidenciar que los procesos de transformación social no van a someterse a las agendas de partidos y mastodónticas estructuras sindicales, demasiado preocupadas por su auto-conservación, demasiados centradas.  Son nuevos hitos en la fractura entre la calle y aquellos que pretenden instrumentalizarla para alcanzar altas cuotas de representación.

El municipalismo democrático es movimiento. No es vanguardia esclarecida. Sin movimiento no tiene fuerza. Decae. Será el movimiento popular el que decida si su expresión institucional será en 2019 las coaliciones de las nuevas-viejas formaciones políticas, las candidaturas de unidad construidas desde abajo o la abstención activa. Lo que tenemos claro los municipalistas democráticos, que somos en cierto modo el electorado del 15M, es que la abstención activa no es una mala opción ante la consumación de la traición al mandato de las plazas. Un mandato vigente donde el liberalismo, la verticalidad, el cierre por arriba desde los despachos y los personalismos no están incluidos. Estaremos muy pendientes a las emergencias y demandas democráticas de los movimientos sociales que vendrán en los próximos meses.

La crisis se nos presenta como una crisis de cuidados y reproductiva. Es necesario romper con la idea de Municipio-Empresa y la economía extractiva que promueve, o a la que se presta.  Para seguir instituyendo Común desde el municipalismo democrático es necesario ampliar nuestra presencia en los conflictos, crear espacios de autonomía allí donde podamos, hacer sindicalismo social e impulsar desde este ecosistema, candidaturas municipalistas desobedientes que provoquen funcionamientos disruptivos de la institución liberal a favor de las clases populares.

Apostamos en la Comunidad de Madrid por un modelo de municipalismo asambleario, abierto, horizontal, sin secretarios generales donde las gentes que quieran empujar y golpear se encuentren. Un municipalismo arraigado en el territorio que decida de forma autónoma si entra o no en las instituciones. Donde el mandato imperativo respecto a las asambleas impida la autonomía de lo político. Democracia radical sin mediaciones para hacer frente a un sistema en descomposición


Jose Luis Manchón
Madrid por el Municipalismo

futuro-municipalismos-comunidad-madrid-07

Toda la información sobre el encuentro MAC 4 pulsando sobre el cartel.

ASAMBLEA ABIERTA DE MXM: 25 de febrero en Tres Cantos

ASAMBLEA ABIERTA DE MXM: 25 de febrero en Tres Cantos

Asamblea abierta de MxM en Tres cantos el 25 de febrero

Nueva asamblea abierta de MxM el 25 de febrero en Tres Cantos. Abordamos el reto de como llegar a otros colectivos y territorios de la Comunidad de Madrid para fomentar un municipalismo de base y el autogobierno, además de ahondar en una experiencia federativa que nos permita construir proyectos comunes.

La próxima ASAMBLEA ABIERTA DE MXM será en Tres Cantos, el domingo 25 DE FEBRERO a las 11:00 horas… En el aula 90 de la CASA DE LA CULTURA, Plaza del Ayuntamiento TRES CANTOS….. ¿Te sumas?

Valoraremos juntas el último encuentro de MxM en Tres Cantos “POR UN #MUNICIPALISMO EN MOVIMIENTO” y seguimos analizando cómo llegar a otros colectivos y territorios de la Comunidad de Madrid para construir entre todas un movimiento municipalista fuerte y radical, sin atajos.

MxM por un municipalismo en movimiento: Tres Cantos 2018

MxM por un municipalismo en movimiento: Tres Cantos 2018

Ven al encuentro de MxM en Tres Cantos
Tres-Cantos-Madrid-municipalismo-en-movimiento

TALLER 1: Territorio, desigualdad y el municipalismo frente al mercado inmobiliario.

La Comunidad de Madrid y sus municipios concentran actualmente la mayor brecha territorial del entorno europeo: no sólo se trata de la región más segregada, sino también de una de las más desiguales de toda la UE. Facturado a lo largo de dos décadas, el “modelo Madrid” se ha basado en una explotación insostenible del mercado inmobiliario y en la creación de un “buen clima para los negocios”, convirtiendo el norte en un enclave financiero privilegiado -con todo lo que ello conlleva-.

Este modelo neoliberal ha generado numerosas externalidades negativas: además de dividir el territorio entre zonas ricas y pobres -oficinas frente a vertederos-, el modelo de desarrollo, aceptado como deseable o inevitable por la mayoría, nos ha dejado y nos dejará impactos ambientales tremendamente negativos. La Operación Chamartín, los desarrollos del sureste y la nueva Ley de Suelo del Partido Popular anticipan un escenario protagonizado por una reactivación del mercado inmobiliario.

¿Qué puede hacer el municipalismo frente a estas dinámicas? ¿Cómo materializar el derecho a la vivienda y el derecho a la ciudad desde el ámbito local? ¿Hay alternativa al desarrollismo? ¿Somos conscientes de la responsabilidad que asumimos con el territorio que ocupamos? Lo hablamos entre todxs.

TALLER 2: Condiciones para la confluencia municipal: ¿Cómo construir un municipalismo en movimiento?

Desde su nacimiento, el municipalismo se ha caracterizado por una singular capacidad para hacer converger sensibilidades políticas muy diversas, dándoles forma a partir de una matriz territorial y un proyecto de democratización radical de los enclaves locales. De algún modo, todo ello estaba contenido en las dinámicas del 15M: ese anhelo por avanzar hacia una democracia directa, asamblearia y horizontal con un marcado compromiso social.

En este sentido, la apuesta municipalista constituye una anomalía respecto de las lógicas tradicionales de los partidos, tanto por su porosidad a los conflictos como por su apertura a las realidades de los movimientos y el tejido social organizado -realidades que forman parte del propio municipalismo-.

La participación en las instituciones es un medio más para el cambio que debe combinarse con el activismo tradicional. Pero sostener esta dimensión de apertura -e incluso ampliarla y fortalecerla- requiere de condiciones que pasan tanto por las formas de construcción de las candidaturas, la punta de lanza institucional del municipalismo, como por los modos de organización que vertebran sus asambleas, atravesadas por lógicas de movimiento y contrapoder. ¿Cómo construir un municipalismo capaz de alinear de manera virtuosa estas realidades? ¿Qué condiciones son las más adecuadas para construir una confluencia municipal en todos los planos?

PLENARIO:

Al terminar los talleres haremos un breve Plenario para poner en común los debates y conclusiones a las que hayamos llegado.

MxM en Tres Cantos un municipalismo en movimiento
MxM y Taller Futuro en Tres Cantos por un municipalismo en movimiento

Condiciones para la confluencia municipal, por un Municipalismo Democrático: Velilla de San Antonio 2017

Condiciones para la confluencia municipal, por un Municipalismo Democrático: Velilla de San Antonio 2017

En este debate en Velilla de San Antonio abordamos las condiciones que hacen posible el municipalismo democrático: desde los programas participados y las primarias proporcionales hasta la importancia de las dinámicas de movimiento o el papel fundamental de las asambleas en su constitución. El municipalismo sólo puede tener tal nombre tal cuando son las vecinas y vecinos quienes se hacen cargo del gobierno de sus vidas y sus territorios. Cuando son ellas quienes materializan el autogobierno democrático.

A lo largo de la charla se analiza el ciclo político municipalista, sus luces y sombras, sus potencialidades y límites, tratando de iluminar la coyuntura actual. Un momento contradictorio y complejo que se juega en un escenario de debilidad de la ‘nueva política’ y cierto aroma a restauración, pero también de más que previsible crisis económica -a pesar de la melodía repetitiva de la ‘recuperación’-. Un municipalismo en movimiento y organizado -desde la base hasta una dimensión federal- sigue siendo la mejor herramienta para transformar el régimen del 78.


Mario Espinoza es miembro del Instituto DM (Instituto para la Democracia y el Municipalismo)
y firmante del manifiesto MxM (Madrid por el Municipalismo)


 

Una asamblea abierta donde se toman todas las decisiones pone nerviosos a muchos

Una asamblea abierta donde se toman todas las decisiones pone nerviosos a muchos

Encuentro de MxM y Somos Velilla por un municipalismo democrático

Creímos que todo iba a ser mas fácil, nos ha sorprendido la mala hostia y la violencia de algunos cuando han visto amenazados sus chiringuitos, la capacidad para mentir, para deformar y para desinformar en la política local es mucho mayor de lo que fuimos capaces de predecir…. Si tengo que poner en valor algo de nuestra experiencia es el haber mantenido semanalmente la convocatoria de una Asamblea abierta, absolutamente abierta a cualquier vecino o vecina que se ha querido sumar. No me refiero solo a una asamblea en la que se toman decisiones, me refiero a una asamblea en la que se toman TODAS las decisiones. Se podrá decir que no viene mucha gente, se podrá decir que en ocasiones el debate es desordenado, que hay quien habla mucho y quien no habla casi nada, se podrán decir mil cosas, pero a la Asamblea semanal asiste quien quiere y cada punto de vista y cada voto cuenta exactamente lo mismo ( Nines Fuentes en el encuentro de MxM y Somos Velilla: POR UN MUNICIPALISMO DEMOCRÁTICO).

POR UN MUNICIPALISMO DEMOCRÁTICO

MxM y Somos Velilla organizaron un encuentro, el pasado 16 de diciembre, en la Casa de la Cultura de Velilla de San Antonio, “Condiciones para la confluencia: Por un Municipalismo Democrático” y Nines Fuentes junto a Mario Espinoza compartieron inicialmente algunas ideas para el debate. Hoy publicamos las palabras que Nines expuso aquel día:

“El punto de vista de analistas experimentados del Instituto para la Democracia y el Municipalismo puede ser complementado por quienes nos emplazamos en la experiencia concreta y en el intento valiente. Me refiero a la experiencia de SOMOS Velilla y aclaro que desde nuestra Asamblea no tenemos ningún problema en valorar las luces y las sombras de nuestro modelo y que además estamos deseando cotejar lo construido en este pequeño municipio, con experiencias similares y ojala mas exitosas.

Aclaro que ni siquiera voy a tomarme la molestia de criticar a quien no cumpla con los parámetros mínimos de lo que debe ser un movimiento desde abajo. Desde abajo la elección de candidatos, desde abajo la redacción de programas, proyectos, mociones y movilizaciones de cualquier tipo. Cuando pienso en municipalismo, pienso en municipalismo asambleario y no se me ocurre que en algo así se pueda escribir al dictado de cúpulas de partido o que se pueda negociar el orden en una candidatura o en un despacho.

Velilla, el valor de una asamblea abierta

Si tengo que poner en valor algo de nuestra experiencia es el haber mantenido semanalmente la convocatoria de una Asamblea abierta, absolutamente abierta a cualquier vecino o vecina que se ha querido sumar. No me refiero solo a una asamblea en la que se toman decisiones, me refiero a una asamblea en la que se toman TODAS las decisiones. Se podrá decir que no viene mucha gente, se podrá decir que en ocasiones el debate es desordenado, que hay quien habla mucho y quien no habla casi nada, se podrán decir mil cosas, pero a la Asamblea semanal asiste quien quiere y cada punto de vista y cada voto cuenta exactamente lo mismo.

Quiero poner en valor otra circunstancia que no me parece casual. Los tres concejales que nos seguimos sometiendo voluntariamente a la Asamblea de SOMOS Velilla no somos profesionales de la política, casi me atrevería a decir que no somos ni siquiera los mas políticos del grupo que se ha ido configurando. Esta circunstancia ha tenido como primer efecto nuestro absoluto desinterés por aprovechar las redes clientelares que existen en el municipio en beneficio propio o de un partido o la ausencia total de estrategias para venderle a nadie nada de lo que hacemos. Seguramente al no formar parte de la fauna política local y de sus chiringuitos se nos miró desde el minuto uno con recelo y nos hemos visto sometidos a presiones y conflictos inesperados. Conflictos de intereses que se han visto amenazados por un agente político impredecible. Nosotras y nosotros no tenemos ninguna información que administrar, no tenemos ninguna ventaja que aprovechar, ninguna carrera personal que atender y eso nos convierte en una rareza y para algunos en una anomalía.

La participación política en Velilla es algo incómodo y en ciertos momentos casi una actividad de riesgo. El espacio político que hemos abierto se ha mantenido pero no ha crecido porque la incomodidad es manifiesta. Sin embargo otros espacios de participación que se han abierto y que se han generado en nuestro entorno y a partir de iniciativas que salen de la Asamblea se han llenado de gente sin dificultad. La sensibilidad de juntarse, de participar y de relacionarse de un modo alternativo existe como existe la desafección por el conflicto, el choque y la lucha política.

Velilla, el valor de una asamblea abierta

Una cosa es que se detecte la necesidad de cambios profundos y otra muy distinta que las vecinas y vecinos estén dispuestos a que eso afecte a sus relaciones personales de vecindad. Esto es una contradicción ya que la llave para el cambio está en las instituciones, como también están en las instituciones las limitaciones legales y los procedimientos para dificultar, embarrar y retrasar ese cambio político.

Como veis yo no quiero plantear soluciones porque no las tengo, pero sí quiero alentar el debate y la reflexión. No tengo duda de que el municipalismo en el que nosotros creemos se puede organizar en pequeños pueblos como Velilla de San Antonio y que cuando hablamos de municipios de mayor tamaño, es el barrio con identidad propia el ámbito en el que la Asamblea vecinal puede tener lugar. Si existen asambleas potentes de vecinas y vecinos dispuestos a tomar el futuro en sus propias manos, la organización interbarrial o la coordinación de acciones conjuntas comarcales van a ser posibles sin duda alguna. Si se trata de pensar y diseñar esas asambleas desde arriba la cosa no va funcionar. Menos aún se puede pensar en un movimiento con espacios de participación de diseño o con estética uniforme.

La gente se agrupará en una plaza de su pueblo o de su barrio, lo hará en torno a un conflicto o por la necesidad de acabar con un negocio político y económico indecente y será desde la experiencia compartida desde dónde se podrá decidir dar permanencia y proceso a una Asamblea. De momento aquí en Velilla no hemos conseguido convencer a muchas vecinas y vecinos de que no podemos delegar las decisiones importantes en un grupito de cargos electos pero despacio se van organizando espacios y actividades que se crean y se ponen en manos de la gente desde el minuto uno, creo que la ausencia total de manipulación se está notando y eso es muy importante. Como digo, luces y sombras…

Creímos que todo iba a ser mas fácil, nos ha sorprendido la mala hostia y la violencia de algunos cuando han visto amenazados sus chiringuitos, la capacidad para mentir, para deformar y para desinformar en la política local es mucho mayor de lo que fuimos capaces de predecir. También notamos en el miedo y la tensión que hemos producido en ciertos entornos políticos de Velilla de San Antonio que la posibilidad de cambio es real, pero hace falta mas fuerza y hace falta mas participación. Hemos perdido ingenuidades pero nos reiteramos en manifestar públicamente que nosotras y nosotros no somos representantes de nadie, que la gente se representa a si misma y que la decisión sobre la continuidad de este proyecto es de las vecinas y vecinos que se sientan concernidos. Como siempre, pasará lo que la gente quiera que pase.”
Velilla, el valor de una asamblea abierta

Nines Fuentes es concejala por la candidatura de Somos Velilla
y Somos Velilla miembro firmante del manifiesto Madrid por el Municipalismo (MxM)


Organización y crisis: ¿qué puede el municipalismo hoy?

Organización y crisis: ¿qué puede el municipalismo hoy?

Encuentro sobre el municipalismo 001

Texto de Mario Espinoza Pino

Miembro del Instituto DM y firmante del Llamamiento Madrid por el Municipalismo MxM

 

Lo quiera o no, el municipalismo parece condenado a toparse una y otra vez con el problema de la organización. Como si del freudiano “retorno de lo reprimido” se tratase, esta cuestión suele emerger en momentos de crisis, cuando aparecen límites u obstáculos en el campo político que bloquean la acción desde un punto de vista transformador. Entonces, tras la sacudida y el conflicto, los agentes que ocupan este espacio —cargos institucionales, militantes de candidaturas municipalistas y movimientos sociales— experimentan momentáneamente una súbita interrupción de las inercias cotidianas, una oportunidad para reflexionar en clave colectiva. Sin embargo, estos instantes suelen ser engullidos por un presente aplastante que siempre reclama atención —también, conviene no engañarse, por la falta de costumbre a la hora de debatir en términos estratégicos—. Y es que ya se trate del fracaso de un proceso de remunicipalización o de la desconexión de un ayuntamiento frente a las demandas de los movimientos, las tensiones y ajustes entre las partes no suelen resolverse —o cuanto menos, abordarse— a través de una discusión honesta y real. Eludir la confrontación a través de simulacros y medias verdades —además de generar confusión— cortocircuita el diálogo y las construcción de posibles alianzas, fragmentando un espacio político ya de por sí atomizado por las condiciones del “asalto institucional”.

APUESTA ORGANIZATIVA

Por retomar brevemente la metáfora psicoanalítica: aquello que es expulsado del plano de la consciencia, en este caso del ámbito de la discusión política, no por enterrado dejará de retornar insistentemente y con vehemencia, especialmente en coyunturas que revelan de golpe la fragilidad y falta de cohesión del ecosistema municipalista. Eso es precisamente lo que sucede con la cuestión organizativa. Si recorremos rápidamente el acelerado ciclo de campañas, configuración de primarias y construcción de confluencias que desembocó en las elecciones municipales de 2015, veremos como tras toda una serie de discusiones en torno al plano electoral y comunicativo, las dimensiones orgánicas del proyecto municipalista quedaron eclipsadas.

Sólo parecía importar la pugna por adquirir peso institucional. El problema es que quedaron en el tintero preguntas tan clásicas como centrales: tras la llegada de un buen número de activistas a los ayuntamientos ¿Qué hacer? ¿Cómo trabajar políticamente? ¿Cómo mantener los vínculos con la sociedad movilizada? ¿Qué tipo de organización es necesaria para materializar formas de autogobierno real desde una perspectiva política y económica? Salvando algunas excepciones, el hecho de no haber dotado a esta discusión de la relevancia colectiva que merecía, terminó por derivar en cierta ceguera tacticista, una falta de visión que rápidamente fue suplida por el common sense institucional. Y es que si hubiese que responder a la pregunta de quién asalto a quién, habría que decir —casi con toda seguridad— que ha sido el Estado el que ha asaltado al municipalismo.

Lo cierto es que el análisis estratégico y la apuesta organizativa son siempre correlativos: no dejan de ser las dos caras de una misma moneda. Sin una elaboración concertada de los mismos, lo más sencillo es que los agentes que participan en el horizonte municipalista se disgreguen: algunos autonomizándose de sus antiguas asambleas y asumiendo, a veces con todos los honores, los rituales de la institución, otros profesionalizando su militancia en la gestión y olvidándose del afuera. También los movimientos, incapaces de encontrar una contraparte en los ayuntamientos, acaban por dar vueltas en círculos alrededor de un muro que, en principio, debiera ser un apoyo y una herramienta para sus demandas.

Probablemente en el tema organizativo encontremos un verdadero escollo, pero no tanto en relación con el municipalismo como respecto del propio ciclo político abierto por el 15M. Salvo la PAH y algunas apuestas singulares y más territorializadas (Centros Sociales, ciertas inovaciones en el plano del sindicalismo social), el haz de movimientos quincemayista no fue capaz de impulsar formas de organización estables o duraderas, esto es, entornos organizados capaces de compartir prácticas y articular proyectos más allá de los formatos “campaña” o “movilización”.

Si hubiese que responder a la pregunta de quién asalto a quién, habría que decir —casi con toda seguridad— que ha sido el Estado el que ha asaltado al municipalismo

Bien es cierto que sin las novedosas dinámicas de “enjambre” desplegadas en el 15M, sobre las que se asentaron las virtuosas campañas de Podemos y el municipalismo, hubiese sido imposible romper el “candado” electoral de las instituciones. Sin embargo, toda la nueva política ha llevado consigo el mismo lastre: una ausencia casi total de debates colegiados sobre sus líneas de acción, incapacidad de estructuración orgánica y una clara infravaloración de lo que significaba mantener una posición institucional en un entorno que, inicialmente, se pretendía movimentista.

EL ESTADO DE LAS COSAS

Pese a lo que en principio pudiera parecer, no se trata de realizar aquí una suerte de genealogía de los errores o contradicciones de este ciclo, algo siempre fácil desde una mirada retrospectiva, sino más bien de abordar un estado de cosas harto complejo. Actualmente el municipalismo —como fenómeno amplio que abarca realidades institucionales y de movimiento— se encuentra en una posición bastante precaria en términos políticos. De hecho, la palabra a subrayar es la precariedad: desde 2007 a 2016 los salarios más bajos cayeron un 28 %, mientras que los de las clases medias lo hicieron en un 8 %, pero desde hace algo más de un año la melodía machacona de la recuperación económica no deja de sonar, insistiendo en el relanzamiento de los sectores productivos que llevaron la economía española al desastre. Si bien se busca resucitar el modelo financiero-inmobiliario español por otras vías, revitalizando a su vez el imaginario de “ladrillo y turismo igual a empleo” —”el paro ha disminuido por debajo del 20%, estamos en la senda de la recuperación”— la verdad es que el paisaje social es desolador: en 2015 el decil más rico acumulaba ya casi una cuarta parte de la renta nacional (24,8 %), prácticamente lo mismo que el 50 % más pobre (26,3 %). Por supuesto, todo el empleo generado en esta nueva ola de pseudo-crecimiento va adjetivado con la palabra “de moda”: trabajo precario.

Se trata de ser capaces de desplegar conflictos que escalen, agreguen y permitan agitar las viejas maquinarias institucionales para obligarlas a caminar en otra dirección

Por otra parte, las tasas de riesgo de pobreza y exclusión se encuentran en un 27’9%, y desde 2008 hay 1.242.000 personas más en riesgo de pobreza. La cifra global es simplemente brutal: la pobreza afecta a casi diez millones y medio de personas (22’3% de toda la población). Estos datos deberían hacernos pensar en lo que está sucediendo por debajo de nuestras ciudades y sus escaparates comerciales: una brecha social real, un paisaje urbano dividido y fragmentado. Más allá de la engañosa música de los brotes verdes y la mejora de algunas políticas sociales por parte del “municipalismo del cambio”, estamos hablando de una tendencia de carácter estructural cuya espiral de desigualdad señala una nueva y silenciosa crisis social —la económica tampoco tardará demasiado en llegar si el BCE pone fin a sus políticas de expansión cuantitativa—. A la luz de todos estos fenómenos, la cuestión de la organización cobra un nuevo carácter, como también lo hacen las apuestas de sindicalismo social y todo aquello que habitualmente incluimos bajo el rótulo de las periferias. No sólo existe la urgencia de construir un nuevo horizonte que aúne diferentes empresas políticas con espíritu de movimiento, sino que éste debe sortear los muros que han encerrado este ciclo político en el estrecho cerco de las clases medias y la tecnocracia gestionaria. También será necesario salir de la comodidad de un gobernismo “progre” que al enunciar el término ciudadanía —noción vaga donde las haya— no designa más que un universal chato y abstracto donde al final sólo puede reconocerse una mesocracia en trance de extinción.
En cualquier caso, si una nueva crisis económica sacude la provincia española, las posiciones institucionales del municipalismo, tal y como han sido construidas, difícilmente resistirán el golpe. No sólo por ser la escala de gobierno más débil dentro del Estado, sino por su endeblez orgánica y falta de capacidad para interactuar con su propio ecosistema político. Pero cambiar el rumbo y volver a trabar vínculos con los movimientos —hoy en horas bajas y desafectos— pasa por abandonar esa política de cubrir los propios errores o déficits con participacionismo light y coloridos presupuestos de dudosa ejecución. Al contrario: se trata de visibilizar los límites de la acción institucional y ensanchar —con otros y otras— el campo de lo posible; de ser capaces de desplegar conflictos que escalen, agreguen y permitan agitar las viejas maquinarias institucionales para obligarlas a caminar en otra dirección.

¿EL PARTIDO DEL MUNICIPALISMO?

El problema de la organización se desliza, podríamos decir que por su propia naturaleza, hacia una tema más clásico y conocido: el problema del partido. Pero en un ámbito como el municipalista, que no se deja capturar bajo ninguna figura unitaria ni homogénea, dicha figura política debe salir necesariamente transformada, sobre todo porque debe responder a necesidades y agentes que no se encuadran en ninguna lógica partidaria clásica. Por ello convendría descartar, ya desde el principio, el experimento de una estructura como la de Podemos, un partido-movimiento fallido, a veces más izquierdista, otras más “transversal” y progre, que no ha podido cuajar ni orgánica ni territorialmente. En gran medida porque sigue obedeciendo a una lógica excesivamente electoralista: una serie de rostros comercializables acompañado de un staff especializado en esas lides. Regresando al ámbito municipal, difícilmente podrá el polo institucional o la plataforma electoral “liderar” a los movimientos y al tejido organizado del territorio, haciéndoles funcionar a un compás que les resulta necesariamente ajeno. Se trata, más bien, de lo contrario: de convertirse en una función institucional y electoral de los movimientos, del ecosistema que constituye el polo innovador, conflictivo y democratizador del horizonte municipalista. Sin esa vinculación conjugada de manera virtuosa, las inercias del ámbito institucional frenarán —tal y como ha sucedido hasta ahora— cualquier proceso transformador de cierto calado.

Mantener la tensión entre las instituciones y la dimensión de movimiento requiere una apuesta orgánica que sea capaz de dar cabida a agentes sociales muy diferentes dentro del territorio, generando espacios de encuentro que permitan dialogar y concertar estrategias colectivas. ¿Pero dónde encontrarse? Se trataría de construir enclaves en el territorio que favorezcan dichas discusiones, tales como ateneos, casas del pueblo o Centros Sociales autónomos —si nos remontamos históricamente existen un buen número de ejemplos—. Sin dispositivos locales abiertos que permitan centralizar encuentros, conversaciones y articulación popular —y cuyo modelo puede ser bien diferente según los casos— resultará casi imposible plantear desafíos políticos sostenidos en el tiempo más allá de eventos episódicos. Por otro lado, y como comentábamos hace un momento, el polo institucional y electoral debe obedecer al movimiento, intentando redistribuir el poder hacia fuera a sabiendas de que se está en un espacio que opera de forma inversa: las instituciones liberales concentran el poder y premian la autonomización de los electos —el carrerismo—. Como decía Max Weber, la representación libre hace del electo una suerte de “señor” de sus votantes, pues no tiene por qué tener en cuenta las opiniones de quienes delegan en él, sino que es amo de su propia conducta; sin embargo, aquí se trata de construir formas de representación vinculada, plegadas a un movimiento hacia el cual los electos deben comportarse como “funcionarios” del mismo. Mandar obedeciendo.

Convendría descartar, ya desde el principio, el experimento de una estructura como la de Podemos, un partido-movimiento fallido, a veces más izquierdista, otras más “transversal” y progre, que no ha podido cuajar ni orgánica ni territorialmente

Más allá de lo local, la cuestión de la organización plantea un reto más amplio: el de la federación a nivel autonómico y estatal del movimiento. Si bien ya existen pasos en esa dirección —encuentros actuales como los MAC apuntan a ello— dicha federación debe concretarse de manera orgánica y evitar una dinámica espasmódica. En este sentido, habría que volcar parte de los esfuerzos en la creación de enlaces municipalistas que permitan ampliar la escala de acción del movimiento. Para concluir, quizá valga la pena recordar la vieja “paradoja” de la democracia que Cornelius Castoriadis supo expresar tan bien: construir instituciones que favorezcan la autonomía de la sociedad requiere siempre de un contrapoder, un contrapeso crítico y reflexivo que no puede ser sino creativo y plural. Un movimiento que oscila entre la participación y la subversión. Es el único modo de radicalizar la democracia y de evitar que las instituciones se conviertan en zombies políticos dedicados a enajenar la riqueza colectiva. Eso lo que hace el neoliberalismo a través de la arquitectura institucional de la democracia liberal. Si tenemos en cuenta la crisis actual y su posible desarrollo a futuro, la tarea más urgente del municipalismo está en su organización y articulación como contrapoder desde abajo. Frente a la crisis y sin un frente colectivo sólido —híbrido y capaz de ensanchar su base social— la apuesta municipalista puede terminar en un callejón sin salida: integrada como un partido político más o directamente rota por su debilidad orgánica. En cualquier caso, sigue existiendo un espacio político y social por disputar.


Artículo publicado originalmente en EL SALTO

El Ciclo municipalista abierto por el 15M no se cerrará en ningún despacho

El Ciclo municipalista abierto por el 15M no se cerrará en ningún despacho

Madrid por el Municipalismo (MxM) visita Velilla de San Antonio

El sábado 16 de diciembre, en Velilla de San Antonio, tuvo lugar el segundo encuentro municipalista en la Comunidad de Madrid, convocado por MxM “Madrid por el Municipalismo”, el nuevo espacio de acuerdo, análisis y organización al que se han sumado muchas de las Candidaturas de Unidad Popular de la Comunidad de Madrid y otros colectivos de la misma sensibilidad, que reflejamos en este llamamiento.

Después de más de dos años de experiencias diversas, que tuvieron su origen en un marco de participación activa y asambleas ciudadanas, no parece que sean admisibles ahora, intromisiones impuestas desde la verticalidad y la falta de democracia real.

Aún reconociendo luces y sombras y distintos niveles de experiencia en el intento municipalista en la Comunidad de Madrid, el proceso y el aprendizaje de estos años nos permite intentar un salto cualitativo en el que se aborde sin miedo un acuerdo sobre las condiciones mínimas que debe tener el municipalismo al que aspiramos, y cómo se pueden coordinar las distintas experiencias.

El acuerdo sobre la importancia de construir desde abajo, de articular espacios asamblearios en los que se decidan de verdad las políticas municipales y de facilitar la confluencia de todos los agentes de cambio presentes en el territorio fue resaltada en las intervenciones de los dos ponentes y de muchos de los asistentes en el debate posterior.

En MxM defendemos la formación de listas construidas en asambleas y procesos participativos entre iguales, y así se expresó de distintos modos en el acto del sábado, en Velilla de San Antonio. No creemos coherente con la política que defendemos las listas impuestas por pactos entre partidos o con procesos que aparenten ser horizontales. Las conclusiones no están cerradas pues seguimos avanzando en la definición de lo que es municipalismo asambleario y en el empeño de que no se nos confunda con simulaciones o con relatos construidos para presentar cualquier cosa como “nueva política”.

¡Seguimos!… Seguimos debatiendo, seguimos buscando el acuerdo y pensando en formas organizativas que no traicionen la decisión de las bases. Cualquier agente de cambio político y social que se sienta concernido por este intento está invitado, de momento hablamos de la Comunidad de Madrid, pero tampoco nos ponemos límite alguno, seguiremos informando.

Asamblea abierta 26-11-2017: Condiciones mínimas para la confluencia municipal

Asamblea abierta 26-11-2017: Condiciones mínimas para la confluencia municipal

Asamblea Madrid por el Municipalismo 26 de noviembre

Acta de la asamblea abierta del 26-11-2017: Debate sobre las condiciones mínimas para la confluencia municipal y acuerdos para impulsar actividades de MxM en Velilla de San Antonio, Tres cantos y Alcorcón

ASISTEN: Persona  de PAH Vallecas a título individual – San Fernando de Henares Si Puede – AMAT Torrejón de Ardoz – Mejoremos de Mejorada del Campo – Taller de futuro de Tres Cantos – Individual Valdemoro – Instituto por la Democracia y el Municipalismo – Somos Velilla

 

1. Condiciones mínimas para la confluencia municipal

Se abre un debate amplio para analizar la situación actual en los municipios. Reconocemos problemáticas diferentes. Debate amplio sobre los pasos que están dando algunas formaciones políticas de izquierda, sellando acuerdos entre siglas en municipios donde están operando Candidaturas de Unidad Popular. A nuestro entender, intentan suturar a través de la promesa de la “Unidad Electoral”, la posibilidad de que se produzca el fenómeno de “Unidad Popular” de base, necesario para reeditar el fenómeno de las CUP en el 2019. En concreto, se expone de forma detallada el caso de Velilla de San Antonio y Torrejón de Ardoz donde, recientemente y con un formato parecido, se ha escenificado el cierre de acuerdos de acción municipal entre IU y Podemos. Acuerdos avalados teóricamente desde las direcciones regionales de ambos partidos. Estamos de acuerdo en que las lógicas clásicas de los partidos vuelven. Nos consta que estas maniobras están generando malestar en las CUP, en los movimientos sociales y en sectores amplios de Podemos e IU que podrían acercar a mucha más gente a los planteamientos de MxM. Coincidimos en que nuestro objetivo es consolidar una red municipalista fuerte, implantada en el territorio y con vínculos de solidaridad.

Llegamos a los siguientes acuerdos:

  • Intentar impulsar un acto en Velilla de San Antonio desde MxM para mediados de diciembre sobre Municipalismo. Se propone como título “Por un municipalismo democrático” y como entradilla “Condiciones para la confluencia municipal”. Una intervención local y otra que aporte una visión más de conjunto. Difundiremos de forma amplia. Los compañeros y compañeras de Velilla quedan en responder sobre esta posibilidad y modificaciones de formato.
  • Sin perder de vista nuestra apuesta a largo plazo y en clave siempre de movimiento, acordamos explorar la posibilidad de dotarnos de un instrumento electoral desde este espacio para facilitar la conformación de Candidaturas de Unidad Popular municipales allí donde sea requerido. Se considera Junio con la celebración del Mac en Madrid como un momento donde seguramente, a un año de las elecciones, se tendrá claro la pertinencia de realizar esta acción y el modo. En todo caso, se propone incluir este tema en el orden del día de las próximas asambleas de MxM. 

 

2. Actos y convocatorias

  • Acto de presentación MxM en Ateneo de Alcorcón
    • Pendiente de confirmación. Es posible que se deje para más adelante si finalmente se hace el acto de Velilla.
    • En el Ateneo de Alcorcón anda muy liados, ya que les están friendo a multas y están embarcados en un montón de actividades ya programadas para la caja de resistencia.
    • En todo caso el acto que se propone tiene que ver con hacer dos intervenciones. Una propositiva y analítica respecto a nuestro manifiesto. Y otra que responda a la pregunta “Que hacer”.
  • Acto MxM en Tres Cantos
    • Los compañeros de Tres Cantos nos informan de las características del espacio que tienen preparado para hacer el acto. Nos trasladan que quieren que el acto se centre en dos temáticas concretas. Uno que sea muy de la zona, y otro más transversal.
    • Quedamos a la espera de que los compañeros hagan propuesta de evento. Se habla de convocar en Enero, pendiente de confirmación.

 

3. Comunicación

Se plantea ser más constantes en las labores de comunicación desde Facebook y Twitter. Se hará un Pad para intentar coordinar el tema. Dos personas se postulan para ayudar en el grupo de comunicación.

 

4. Próxima Asamblea

Establecemos que próximo encuentro de MxM será el 7 de Enero de 2017 en San Fernando de Henares.

 

Asamblea 29-10-2017 Madrid por el Municipalismo: Evaluación del acto de presentación MxM

Asamblea 29-10-2017 Madrid por el Municipalismo: Evaluación del acto de presentación MxM

Madrid por el Municipalismo. Asamblea de octobre 2017

Acta de la Asamblea Abierta de Madrid por el Municipalismo, celebrada en la localidad de San Fernando de Henares a las 11:00 horas, el domingo 29 de octubre de 2017

Asistencia:

A la citada reunión acudieron 14 miembros de distintas asociaciones de varias localidades de la Comunidad de Madrid, todos colaboradores en Madrid por el municipalismo.

Orden del día:

  1. Evaluación del acto en presencia de MXM
  2. Exposición de cuentas y gastos de presentación de MxM
  3. Próximos pasos de MXM ¿siguiente acto? ¿Dónde?
  4. Creación de grupos de trabajo
  5. Otras propuestas.

    1.Evaluación del acto en presencia del MXM

Después de que los asistentes hubieran mostrado sus opiniones y que se hubieran debatido las mismas sobre la evaluación del acto de presentación de MxM se han alcanzado las siguientes conclusiones:

  • El acto tuvo una gran organización  y se cumplieron los objetivos.  La participación fue correcta.
  • Hubo profundidad en los argumentos que se buscaban en la celebración del acto.
  • El debate se topó con la duración de los talleres, que fue escasa debido a la gran variedad de talleres. Sería recomendable restringir el número de los mismos aunque sí que la participación fue alta.
  • Poca o escasa participación de los vecinos.  Es complicado que los propios vecinos se involucren y participen más en estos actos.
  • En cuanto a la fecha de organización, quizá se debieron plantear otras opciones más atractivas para su realización.
  • En cuanto a la participación en redes sociales, el seguimiento fue escaso por parte de la ciudadanía. Uno de los posibles problemas es que el sureste de la Comunidad de Madrid está poco movilizado.
  • Buscar una idea más asentada para que sus objetivos se cumplan.
  • Elaborar un manifiesto político que recoja las líneas de acción que se quieren conseguir. Trabajar el municipalismo desde abajo, desde la base, ya que cada territorio es distinto al resto. No podemos bajar la guardia y tenemos que seguir ahondando en que MxM sea un movimiento transversal para todos.
  • Reactivación de algunos ejes en el movimiento municipalista y la construcción de un espacio orgánico, siguen siendo un desafío para la consolidación de espacios alternativos, desde abajo.
  • Apoyo entre todos los grupos participantes ante elementos como la extrema derecha o el problema que sufre Cataluña.

    2. Exposición de cuentas y gastos de presentación de MxM

    Julio González detalla los ingresos de cada organización y los gastos realizados, según el presupuesto aprobado en la asamblea anterior, para cubrir el acto de presentación de MxM en San Fernando de Henares, y se aprueba por unanimidad. Además se le transmite por parte de la asamblea el agradecimiento por el esfuerzo realizado en las tareas de organización.

    3. Próximos pasos de MXM ¿siguiente acto? ¿Dónde? 

  • Celebración de una reunión o acto mensual  en un pueblo distinto de la Comunidad de Madrid donde se aplique esta iniciativa.
  • Darse a conocer en los municipios y llevar esta iniciativa a cada uno de ellos.
  • Ser capaces de celebrar asambleas en distintos lugares con el fin de visualizarnos y darnos a conocer. Como atraer a más participantes o colaboradores.
  • Gran acto autonómico en Tres Cantos.
  • Actos en zonas hostiles donde hay que defender el movimiento.
  • Celebración de MAC4 el próximo mes de junio en la Comunidad de Madrid en 2018.

 

4. Creación de grupos de trabajo

  • Reorganización del grupo de trabajo de comunicación.
  • Crear otros grupos de trabajo para dinamizar actividades en otros municipios de la Comunidad de Madrid.

Condiciones para la confluencia municipal: Por un municipalismo democrático

Condiciones para la confluencia municipal: Por un municipalismo democrático

Cartel para el encuentro en Velilla de San Antonio (MxM) Madrid por el Municipalismo

El Sábado 16 de diciembre a las 11:00 horas, Madrid por el Municipalismo (MxM) organiza un encuentro en Velilla de San Antonio, para debatir sobre las “Condiciones para la confluencia municipal: Por un municipalismo democrático”. El ciclo municipalista del 15M no se puede cerrar por arriba, si queremos restituir al común los servicios privatizados, lograr una igualdad real en nuestros territorios, redistribuir la riqueza y defender una política ambientalmente sostenible, es decir, transformar la vida de nuestros pueblos y ciudades. Y la única vía es profundizar las experiencias municipalistas, potenciar colectivamente su implantación institucional y su fuerza como movimiento. Un municipalismo desde la diversidad, el feminismo, la ecología, y una necesaria redistribución de la riqueza, y lo queremos construir juntos en la Comunidad de Madrid, con más democracia directa y autogobierno.

CONFLUENCIAS SOLO DESDE ABAJO

Vecinas y vecinos de muchos municipios en la Comunidad de Madrid han decidido hacerse cargo de la política local, impidiendo el cierre por arriba del Ciclo 15M en nuestros municipios. Pero la tarea del municipalismo debe continuar en 2019 y más allá, respetando la singularidad de las experiencias existentes y construyendo un espacio federativo desde el que compartir saberes, políticas, recursos y apoyos. Se trata de alumbrar estrategias compartidas y cooperar para fortalecer la democracia local en clave de movimiento. Y todo ello sin la injerencia de fuerzas políticas externas, teniendo como máxima el principio de autonomía y tejiendo una espacio de contrapoderes territoriales que permitan transformar de abajo a arriba la sociedad.

Cuando desde MxM hablamos de municipalismo o de movimiento municipalista no nos referimos sin más a la dimensión institucional de la política local, aquella que radica en los Ayuntamientos, sino que vamos mucho más lejos. ¿Quién es es el sujeto del municipalismo? El asociacionismo, el sindicalismo, los colectivos y movimientos que pugnan por transformar el entorno y ampliar los derechos de la gente, las vecinas y vecinos que participan a través de diversas redes en la vida del municipio. Todo ese ecosistema es el municipalismo, la base de un autogobierno real.

Acto de presentación ¡Madrid por el Municipalismo! (MxM)

Acto de presentación ¡Madrid por el Municipalismo! (MxM)

Tras cruzar el ecuador del ciclo político, buena parte del movimiento municipalista, horizontal y asambleario que surgió en las plazas de los barrios y pueblos de Madrid, nos reuniremos el día 30 de septiembre en San Fernando de Henares para seguir articulándonos y conseguir superar los bloqueos que hemos encontrado a lo largo de estos dos años. En este sentido, Madrid por el Municipalismo -un espacio abierto y cooperativo- busca generar un horizonte de discusión estratégica, socialización de conocimiento y acción conjunta, un lugar que impulse nuevas hipótesis políticas más allá del ámbito institucional y amplíe la apuesta municipalista en términos de radicalidad democrática. Pues transformar la sociedad y conquistar el autogobierno requiere mucho más que plataformas electorales: requiere organización y movimiento.

En este acto -toda una jornada de talleres y discusiones- intentaremos abordar, desde un punto de vista práctico, algunos de los ejes que consideramos más importantes para afrontar lo que queda de ciclo. Estos ejes van desde abordar el municipalismo en clave de movimiento a tratar cuestiones centrales en relación con los ámbitos de la comunicación y la organización política. Todo ello sin dejar de interrogarnos colectivamente sobre cómo construir un municipalismo feminista, entender las dinámicas que guían el insostenible modelo económico madrileño o abordar de forma concreta las tensiones entre movimientos e instituciones. Discusiones todas ellas que pretenden orientarnos políticamente y dar forma a un espacio de cooperación municipalista.

Jornada de Presentación de ¡Madrid por el Municipalismo! (MxM)

SÁBADO 30 DE SEPTIEMBRE

Centro Multifuncional José Saramago

Calle Coslada, 14, 28830 San Fernando de Henares, Madrid

Presentación de la Jornada

Presentación de la Jornada ¡Madrid por el Municipalismo! (MxM)

Horario: de 10:30 a 11:15

Cati Rodriguez, alcaldesa de San Fernando de Henares,
Jose Luis Manchon (Somos Velilla) y
Mario Espinoza (Instituto DM)

 

Taller 1. ¿Qué municipalismo? Del contrapoder al autogobierno.

Horario:
11:30 – 13:00 aprox (1h 30 min)

Formato:
Mesa de discusión. Dos exposiciones (40 min) y un debate posterior (50 min)

Ponencias:
Pablo Carmona (Ahora Madrid)
Fernanda Rodríguez (Ganemos Madrid)

El municipalismo es mucho más que instituciones, concejalías y ayuntamientos: su matriz está formada por el ecosistema de movimientos, asociaciones y comunidades que habitan el territorio,  la ciudadanía activa que dota de vida y dinamismo los enclaves locales. Si el objetivo del municipalismo es el autogobierno, las realidades que están más allá del ámbito institucional adquieren un protagonismo singular: constituyen el pilar de toda democracia de proximidad posible.

Además de impulsar desde la base los contenidos de la política del municipio, estas comunidades se afirman como contrapoder en la medida en que son capaces de desplegar conflictos y socializar el poder político entre la multitud ¿Cómo disolver la distancia entre gobernantes y gobernados? ¿Cómo potenciar una relación virtuosa entre el polo institucional que reside en las candidaturas municipalistas y la sociedad movilizada? En definitiva ¿Cómo potenciar prácticas que favorezcan el autogobierno colectivo?

Taller 2. ¿Qué significa comunicar? la importancia de los medios en la estrategia municipalista

Horario:
11:30 – 13:00 aprox (1h 30 min)

Formato:
Mesa de discusión. Dos exposiciones (40 min) y un debate posterior (50 min)

Ponencias:
Fernán Chalmeta (El Salto)
……… ……..    (Ágora Alcorcón)

Influir en la agenda social y política de un municipio requiere hacer visibles tanto el propio discurso como la narrativa colectiva que lo envuelve. Cuando no se cuenta con una posición autónoma dentro del mercado de medios locales, la imagen que el público pueda hacerse de un movimiento o espacio político siempre dependerá de otros: una serie de medios cuyos intereses pueden estar muy alejados de los del municipalismo democrático. Incluso pueden ser diametralmente opuestos.

Por ello, resulta esencial articular proyectos autónomos que produzcan opinión y distribuyan información, de manera que el movimiento genere su propio lugar de enunciación al tiempo que elabora una mirada política singular dentro del ámbito local. Pero también es importante aprender a incidir estratégicamente en los medios existentes cuando la coyuntura es favorable, aprendiendo a influenciar su agenda desde la óptica propia ¿Cómo desarrollar estos proyectos de periodismo ciudadano? ¿Cómo organizar una estrategia de medios en los enclaves locales? ¿Cómo generar discusiones públicas y visibilizar la propia posición política? ¿Cómo hacer sostenibles estas apuestas mediáticas el tiempo? ¿Cómo influir en la esfera de medios local?

Taller 3. La potencia de los Centros Sociales o cómo organizar el movimiento municipalista.

Horario:
13:15 – 14:45 (1h 30 min)

Formato:
Mesa de discusión. Dos exposiciones (40 min) y un debate posterior (50 min)

Ponencias:
Pablo García Bachiller (La ingobernable) 
Jose luís Mateos Murillo (Ateneo Alcorcón)

El problema de la organización atraviesa a todas las plataformas y movimientos que se embarcaron hace dos años en el “asalto a las instituciones” locales, planteándose como una contradicción difícil de resolver. La urgencia del ciclo electoral dejó fuera de foco la cuestión organizativa, un hecho que ha provocado efectos muy similares en todas las candidaturas tras el proceso de “institucionalización”: autonomización de los cargos, subordinación de la política a la gestión y las rutinas institucionales, vaciamiento de espacios, ruptura de relaciones con el tejido organizado y tensiones con el mismo.

Frente a la burocratización, la creación de Centros Sociales emerge como respuesta práctica en clave de contrapoder y construcción cultural. En este sentido, la irrupción de nuevos dispositivos locales capaces de agregar colectivos y regenerar (o producir) el tejido vivo de los municipios se revela central. No sólo se trata de contrarrestar las lógicas institucionales, sino de insuflar dinamismo a la vida política, social y cultural a través de espacios de organización autónoma: construir ciudad y autogobierno. Pero ¿Cómo desarrollar un Centro Social? ¿Cómo abordar un proyecto de estas características? ¿Cómo dotar a estos espacios de una agenda política potente? ¿Cómo desarrollar vínculos y sinergias desde los mismos?

Taller 4. Un modelo insostenible: desigualdad, territorio y segregación en Madrid.

Horario:
13:15 – 14:45 (1h 30 min)

Formato:
Mesa de discusión. Dos exposiciones (40 min) y un debate posterior (50 min)

Ponencias:
Nines Nieto (Ecologistas en Acción) 
Raquel Rodriguez (Urbanista y activista)

Gracias a un modelo de acumulación tremendamente depredador, Madrid y su corona metropolitana se han convertido en el espacio más segregado de Europa, un territorio lleno de desigualdad en el que las brechas sociales amenazan con hacerse insostenibles. La Comunidad de Madrid sigue reproduciendo lás lógicas del pasado reciente, marcadas por la burbuja inmobiliaria: una especialización económica que -a través de la turistificación y una explotación masiva del territorio- ha fracturado el mapa autonómico en dos mitades. Una línea diagonal divide el espacio entre noroeste y sureste, separando la riqueza de la precariedad.

En el sur se han concentrado la mayoría de las externalidades negativas del ciclo inmobiliario: desde el paro crónico hasta la conversión del entorno en un auténtico vertedero. Por supuesto, el modelo de crecimiento inmobiliario ha tenido un impacto ecológico del que sólo ahora comenzamos a darnos cuenta ¿Cómo revertir estas tendencias? ¿Qué tipo de políticas públicas podrían transformar las situación? ¿Qué estrategias pueden trazar los movimientos para frenar este proceso de precarización y segregación? ¿Cómo afrontar los retos urbanos y ecológicos que aparecen en el horizonte?

Taller 5. Feminismo y Municipalismo

Horario:
13:15 – 14:45 (1h 30 min)

Formato:
Mesa de discusión. Dos exposiciones (40 min) y un debate posterior (50 min)

Ponencias:
Beatriz Gimeno (Podemos)
Marisa Pérez Colina (Fundación de los comunes)

A lo largo del último año se ha hablado mucho -y desde diversos ángulos- de la “feminización de la política” o, mejor, de la irrupción del feminismo en un ámbito político tradicionalmente masculino. A través de la crítica del patriarcado, el impulso de la diversidad, la igualdad, la corresponsabilidad y el cuidado, el movimiento feminista ha propuesto un cambio de paradigma político y militante. Como recientemente nos ha mostrado Silvia Federici, transformar la política -y por tanto el municipalismo- requiere de radicalidad: ser capaces desafiar el poder estatal -patriarcalmente estucturado-, la violencia del capitalismo y construir, al tiempo que visibilizar, otras prácticas comunitarias. Poner el cuidado, las luchas por lo común y el feminismo en el centro hacen que palabras como “movimiento”, “política”, “militancia” o “democracia” adquieran un significado muy diferente del tradicional. ¿Pero hasta dónde podemos decir que el movimiento municipalista es un movimiento feminista? ¿Cómo crear de forma colectiva un municipalismo feminista? ¿Cómo revertir las lógicas dominantes en el ámbito la política? ¿Cómo generar espacios despatriarcalizados?

Taller 6. Del 15M a la experiencia municipalista: ¿Cómo afrontar el presente?

Horario:
16:30 -18:00 (1h 30 min)

Formato:
Mesa de discusión. Dos exposiciones (40 min) y un debate posterior (50 min)

Ponencias:
Emmanuel Rodríguez (Traficantes de Sueños)
Rommy Arce (Ganemos Madrid)

Ya hemos atravesado el ecuador del ciclo municipalista que comenzó en 2015, un ciclo diverso y heterogéneo que se ha decantado de manera plural en los distintos territorios de la Comunidad de Madrid. La apuesta municipalista -en la medida que ha ido desarrollándose- se ha encontrado con bloqueos, contradicciones pero también fértiles potencialidades.

Si el municipalismo democrático quiere sobrevivir como fuerza transformadora debe acostumbrarse a pensar colectivamente, reinventarse como movimiento y trazar una estrategia compartida. Pero para ello hay que evaluar las dificultades del trayecto, los problemas, límites, aciertos y retos que se dibujan desde el presente hacia el futuro. A lo largo de este taller dibujaremos el arco histórico que va del 15M hasta la actualidad, intentando poner en práctica la inteligencia colectiva para pensar en clave estratégica las tareas por venir.

Taller 7. Tensiones entre movimientos e instituciones: el caso del Macrovertedero de Loeches

Horario:
16:30 -18:00 (1h 30 min)

Formato:
1) Presentación (30 min); 2) Debate colectivo (1h)

Ponencias:
Miguel Ángel Morales (No Macrovertedero, Sí Residuos Cero)
Rosa Domínguez (No Macrovertedero, Sí Residuos Cero)

Las tensiones existentes entre los movimientos y la “nueva política” se comprenden mejor a partir de ejemplos prácticos en los que el conflicto entra en escena. El caso del macrovertedero de Loeches ilustra bien los antagonismos entre estas posiciones -movimiento/institución- alrededor de una demanda política central para los colectivos del sureste madrileño: la pugna por evitar la instalación de un macrovertedero en Loeches.

¿Cómo es posible que las plazas institucionales conquistadas rompan con las demandas de sus propios programas y asambleas? ¿Cómo es posible que insistan en las viejas lógicas de la derecha madrileña -en este caso un macro proyecto y la conversión del sureste en el vertedero de 31 municipios-? ¿Cómo desbordar los límites de las instituciones? ¿Cómo articular estrategias colectivas de contrapoder que permitan materializar el “mandar obedeciendo” que caracteriza el autogobierno?

Plenario, asamblea colectiva y cierre

Horario:
18:00 – 19:30

Hay actividades y cuidado de NIÑOS

Para que tod@s puedan asistir a los talleres y participar

Comida

De 14:45 a 16:30

Nuestros compañeros han preparado una comida popular, para que tengamos un tiempo que compartir tod@s junt@s.

Ven a la fiesta por el municipalismo

Despues de los talleres, tenemos un acto festivo en la Plaza de España, frente al Ayuntamiento. Nos acompañarán Triboo Pop, con las mejores versiones del pop-rock español y extranjero en riguroso directo. No te lo puedes perder.


CARTEL DE LA JORNADA MXM

Acta MxM del 3 de septiembre. Preparando la presentación de Madrid por el Municipalismo

Acta MxM del 3 de septiembre. Preparando la presentación de Madrid por el Municipalismo

Asamblea 3 de septiembre en San Fernando de Henares

Asamblea 3 de septiembre 2017 de MxM en San Fernando de Henares.

 

Los puntos a tratar:

  • Organización de la presentación de MxM el día 30-9-17.
  • Talleres.
  • Autogobierno, municipalismo y contrapoder.
  • Medios de comunicación locales y su centralismo dentro del municipalismo.
  • Organización del municipalismo y centro sociales.
  • Desigualdad del territorio y segregación en Madrid.
  • Del 15M al municipalismo: evaluación, retos y perspectivas
  • Tensiones entre movimientos e institución: macrovertedero de Loeches.

 

Primero

Hubo un debate amplio sobre la naturaleza del evento de presentación de MxM. Si se presentaba MxM como unas Jornadas internas entre Cups o bien eran Jornadas abiertas a todxs las vecinxs que quisieran participar.

Como jornadas internas los gastos debería ser entre todas las Cups asistentes de forma que la participación tuviera un precio y así pagar el ágape y el concierto. Si se presenta como talleres abiertos a todxs, los gastos se cubrirían entre las Cups y asociaciones que lo organizan y para el resto de participantes o bien gratuito o bien con bote.

Al final se decidió que sería un mix: jornadas entre las Cups que participen pero no se limitaría la entrada a cualquier vecinx interesadx y los gastos correría a cargo de las Cups y asociaciones que organizan, cuya cuota dependería de la capacidad económica de las mismas y con un bote para donaciones.

Julio se encarga de organizar la comida y el concierto. Nos pasaría listado de los platos y precio. También organizaría el concierto de música.

 

Segundo

Mario informa que los ponentes de los talleres ya están contactadxs y confirmadxs. Y la estructura organizativa de los mismos también está finalizada.

 

Tercero

Se informa por parte de Mario y Javier como van la construcción de la página web de MxM. Y de sincronizar entre todas las organizaciones y personas una campaña o varias a partir del 12 de septiembre en Redes hasta el día 30 para hace visible el evento.

 

Cuarto

Jose Luis propone la colocación de 6 pancartas sencilla (rafia blanca y pintura negra) en los puentes de las 6 carreteras principales de Madrid. Se llega al acuerdo de que la comisión de información daría el hashtag del evento para ponerlo en la pancarta junto con un eslogan del tipo “Autogobierno, municipalismo y contrapoder”. Se pondrían a la vez que se hace la campaña informativa y cada grupo se encargaría de “su carretera”. Se vio la necesidad de quitarla en un par de día o no, pero no se concretó nada.

 

Quinto

Mariela plantea la necesidad de un taller más sobre el feminismo en el municipalismo o bien la inclusión del antipatriarcado junto con los conceptos definitorios de MxM. Se genera debate de la necesidad o no de modificar la estructura de los talleres aprobados en anteriores asambleas. Se acuerda que se comunicará con las ponentes adecuadas y se incluirá un nuevo taller. Mario organizará la parte técnica de este nuevo taller.

 

Acta 16 de julio MxM. Puesta en común del trabajo en equipos

Acta 16 de julio MxM. Puesta en común del trabajo en equipos

Asamblea 16 julio 2017 de Madrid por el Municipalismo (MxM)

Acta 16 de julio 2017, Asamblea MxM. Puesta en común del trabajo en equipo en las áreas de Comunicación, Mapeo (y base de datos) de colectivos  de vecinxs, políticos y sociales, a los que pueda interesar el proyecto Madrid por el Municipalismo, y Preparación del evento de presentación de MxM en septiembre,  y análisis de impacto del movimiento en la Comunidad de Madrid.

1. Presentación

Colectivos presentes: AMAT de torrejón de Ardoz, Agrupación vecinal de Bustarviejo, San Fernando de Henares Si Puede, Instituto por la Democracia y el Municipalismo, Pedro de Ganemos Tres Cantos a título personal, Somos Velilla, Mejoremos, Jorge de Valdemoro a título individual, Alfredo de Cobas a título individual, Sergio y Milagros de Mejorada a título individual.

 

2. Avances del grupo de comunicación

El grupo de comunicación traslada que está trabajando herramientas de comunicación tanto a nivel interno de MxM como externo-público.

  • Está muy avanzado el diseño de la página web.
  • Ya se han abierto cuentas de Gmail, Youtube, Twister y Facebook.
  • Se ha abierto cuenta de correo electrónico y grupo de googlegroups.
  • Se están subiendo contenidos tanto a la web como el Drive de gmail.
  • Se recopilarán todos los mails para utilizar este canal de comunicación como difusión también.
  •  Logo. Se ha puesto en la página web un logo provisional, pero gente de Traficantes de Sueños están elaborando propuestas de logos. Están en ello.
  • Estrategia de lanzamiento. Se propone a la asamblea que a mediados de septiembre se lance la campaña (web – Factbook – Twitter – Medios con alguna entrevista/artículo) para darnos a conocer y generar impacto. Acuerdo por consenso.
  • Contenidos. Se abre un debate sobre los contenidos. Estamos de acuerdo en que debemos ser muy definidos en lo que respecta a Municipalismo, Autogobierno y Democracia Radical para marcar bien la diferencia, sin entrar en otros ejes. Dejarlo muy abierto para que sea inclusivo.

 

3. Avance equipo de base de datos

  • Solo una persona se está dedicando a este tema. Se pide que cada colectivo rastree posibles agentes locales afines que puedan estar interesados. Se propone Tarea de recopilar info de Cups, colectivos, plataformas, etc…. y pasarlos a Ana del Molar. Acuerdo por consenso.

 

4. Evento de Septiembre

  • El grupo de trabajo del evento plantea que se realice el sabado 30 de septiembre con duración de un día, y en el municipio de San Fernando de Henares.
  • La estructura del evento sería una presentación de MxM, luego 4 talleres por la mañana simultáneos de dos en dos, una comida popular, 2 talleres más por la tarde, Plenario General y al final, una fiesta popular con concierto.
  • Se enumeran las temáticas de los posibles talleres tocando temas como Autogobierno, Centros Sociales, Medios de comunicación, Defensa del Territorio, etc…
  • Algunas personas plantean nuevos temas para talleres como transparencia, intercambio de experiencias entre Cups, Carta Europea ó la renta básica.
  • Se plantea la posibilidad de que más personas participen en el grupo de trabajo de organización del evento.
  • Desde el grupo de trabajo se pide la aprobación de las líneas generales del evento (Día, Lugar, Contenidos) haciendo algunas modificaciones en los contenidos de los talleres respecto a lo debatido. Acuerdo por consenso.
  • Respecto al tema de las aportaciones económicas, el grupo de trabajo del evento hará una propuesta en breve a los colectivos implicados.

 

5. Análisis de la situación

Se analiza la situación actual del impacto de MxM a través de la circular interna de Podemos en respuesta a nuestro llamamiento, un artículo de Pablo Carmona sobre la exigencia de aportación económica de Podemos a concejales de Ahora Madrid y el último artículo publicado por Iñigo Errejón en el País. Se vierten opiniones variadas:

  • En resumen, el impacto de nuestra propuesta ha sido fuerte, que lo va a ser más a partir de septiembre y que Podemos está por ahora reaccionando a nuestra propuesta con cierre ante la evidencia que hay vida más allá de Podemos.
  • Nuestra posición es constructiva. No vamos a confrontar con nadie, pero no somos ingenuos. La lógica Amigo-Enemigo impera en ciertos ámbitos que nos ven como competidores.
  • El municipalismo que planteamos es la posibilidad de que no se produzca el cierre definitivo del ciclo 15M.
  • En nuestra apuesta municipalista cabe todo el mundo, venga de donde venga. Unión de personas horizontal. Municipalismo asambleario
  • Tenemos que explicar muy bien que Municipalismo queremos. Todo el mundo habla de Municipalismo.
  • Tenemos que seguir tejiendo red e impulsar propuestas federalistas.
  • No tenemos prisa. No buscar atajos. Vamos despacio pero lejos.
  • El conflicto sobre el municipalismo ya está abierto.
  • No vamos a legitimar blanqueamientos del régimen como lo que está pasando con PSOE y Podemos en Castilla la Mancha.
  • Este espacio (MxM) es necesario preservarlo. No existe otro en esta línea, en la Comunidad de Madrid.
  • Es necesario que el sujeto político del 15M se amplíe más allá de las clases medias precarizadas.
  • Podemos va degenerando demasiado rápido. Se está convirtiendo en un partido al uso. Pretende controlar las candidaturas municipales.
  • La movilización en la calle es fundamental. Es necesario volver a agitarla. Sin conflicto no hay cambio.
  • Aunque es inevitable, debemos hablar más de movimiento y menos de las CUP y Podemos.
  • Las Cup Catalanas son una realidad que hunde sus raíces en las cooperativas integrales, ecoaldeas, movimientos vecinales, procesos de desobediencia civil,  etc… Un referente.
  • El problema de Podemos es que eligieron Máquina Electoral, en vez de democracia radical de abajo a arriba, con los círculos. Se cargaron lo que tenían de transformador. Las purgas internas son constantes si no te alineas con el oficialismo. En todo caso, dos familias que en última instancia siempre llegan a entenderse para provocar cierres.
  • La gente tiene su parte de responsabilidad. Pasa un poco lo que pasó con el PSOE en el 82. La gente vació la calle y se fue a casa.
  • Se vuelve a evidenciar que el problema no son las personas, sino la estructura. Si no transformamos la institución, no habrá cambio.
  • Determinadas Luchas se invisibilizan cuando “Los nuestros” ocupan las instituciones y siguen las mismas dinámicas. Es necesario un municipalismo que sea crítico independientemente del actor. Caso de Macrovertedero de Loeches y Somos Alcalá.

 

6. Próxima reunión

Domingo 3 de Septiembre a las 11.00 en la sede de San Fernando de Henares Si Puede.